jueves, 2 de agosto de 2012

Oda amorosa


Su susurro en mi oído, en el estado más puro, me somete a un delicado y extravagante amor. Su negación por la realidad hace que mis conjuros amantes sean mas escuetos pero no menos sensibles y así revitalizar mi enérgica alma en búsqueda del Ser que me ame y descontamine el desamor, desasosiego y la clemencia que me invade por no haber recibido todo esto en etapes ulteriores y haberme encerrado con un halo de prision estigmática. Sin embargo, su presecencia sola hace que me reorganice para un nuevo amor (¿un nuevo amor o el mismo pero revitalizado?) y su voz es como el índice de mi dirección. Amor por sobre todas las cosas, implicando asi la incondicionalidad y el desapego, como una unidad que cuando se quiere, se divide en dos pero cuando se encuentran son uno solo y el Universo así lo sabe, por lo cual no podría destruir ni hasta sus mas envidiosos Dioses. Pureza, lealtad y armonía, regocijo, hidalguía, redención, conjunción, compenetración y Amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario