martes, 30 de octubre de 2012

Musicalidad para la vida del resurgimiento vivaz


Es un sostenido indicio de la inoculación  acabada de germicidas explotados al vapor  como consecuencia de invertidos labores manuales, aplicables al ego exonerado y así humillar los sentidos impolutos al ser conservados por sus aplicaciones osteópatas como también reencuentros amables, donde al comenzar sus migraciones inherentes y se animaran como un pastoreo de vaca, un pastoreo resurgido luego de ser exhiliado en campos de huevos como un color de música, un vestido de flores lilas y así rubricar un peso agudo y mercantil como mi amor, del que no hay desprendimiento glaciar cuyo resquicio con equidad puede aplacar  la melodía de la vida sin vida, aletargada  por un día brilloso de espinas que nunca me será negado y puedo aplaudir con los pies haciendo la vertical sin cabeza, cortejada por la música orquestal del orgasmo subfluído del perfume de las Musas que inspiraron a Mozart.

No hay comentarios:

Publicar un comentario