lunes, 3 de diciembre de 2012

Alquimista espirtual

Agotado por la forclusión, mi honestidad es un estigma lapidario que se ofrenda hacia la nada, en la búsqueda ampulosa de la instigación fistular. Anodado por el sueño andaluz, un español me recibe en los albores de un nido espatulado, surgido en base a los sufrimientos epifitos del diamante en bruto cuyo deseo es el agua despolvado, generalizada y obstaculizada por un genograma de ideas diáfanas, cuyo delirio entiede que su casa no puede ser residente de mi armonía suculenta, esbelta y encofrada. Génesis del elixir divino, donde la ubicación de mis pantalones no es ubicable ni para los mas avezados baqueanos, hermanados en un canil de dragones, sin regodeos y con una aniquilada escoriación. Espejo de una dignísima efigie donde se erige el orgasmo premonitorio de un nuevo Universo, permaneciendo así en un éxtasis infinito, gracioso y legalmente torpe, regalo de Afrodita, cuyos pechos son peldaños de necesidades físicas intrínsecas, apremiadas por el estandarte de mis gemelos de plata, un latón reconvertido en plata por los alquimistas de Noé, cuyo padre fue el desertor de los mares bravos y su cobardía generó el comienzo de la era revolucionaria para que la reflexología recree el sensacionalismo emocional, en un marco delicado de desasosiego en donde el rocío femenino es mi combustible para la realización de los trabajos mas arduos y segregar mi vida en pos de una fémina que sienta el calor de mi ser, es mi ofrenda, mi vida, mi corazón y mi alma. Un alma sesgada por el recto disciplinado Dios que no le urge la necesidad de verme intercambiar esto con una Dama sintomática y así esperar verme juntos a los dragones, cuidándome como una Princesa en lo alto de un castillo, pese a que no es mi caso. Es la envidia de este Dios que no quiere que Afrodita sea de mi parte, ni que Noé extinga el secreto de la plata de lata. Una negociación tan estrecha, que se contamina de mis virus alimentarios, un secreto maradoniano no revelado e inexpungable por él. Demasiado trabajoso como para ser vigilado, observado, resguardado y secretamente amado. Cosa que uno nunca debería pregunta el por qué de sus inacciones, teniendo en cuenta toda la historia humana, subhumana y otras razas que no pueden eliminar el rencor por ser creados sin ser consultados y traídos a la vida "de prepo". Así, en estas condiciones mi inspiración por el atomizar mis más sagrados pensamientos oscuros, obsoletos y desvalorados. En sí, puedo demostrar el lado mas acartonado sin ser realmente visto por mis virtudes condicionales, una mezcla que nadie puede saber pero que se basa en una absoluta sensibilidad, amor y reestreno de corazones. Pese a ese Dios, mi Ser demuestra mi evolución hacia mi alquimia espiritual, donde soy oro violeta, sabiduria y transmutación, conocimiento y elevación, las mezclas perfectas para ser poseído de una vez por todas por Afrodita sin la necesidad de obsesionarme y asi, ella puede elegirme. La estima de mi espíritu se sube a la alimentación amorosa y sexualmente indisoluble.


No hay comentarios:

Publicar un comentario