sábado, 26 de octubre de 2013

Simetría cósmica del amor extasiado

La permante entrada de energía en mi Ser, es la autopista cósmica de mis más infrigidos deseos de la perecepción y el hecho subyugado de imaginar mi alma fusionada a la tuya, y recobrar el enérgico ritual de ser tu "Sherpa" y acalambrar mi cerebro, en búsqueda de la respuesta para que tu misterioso y mágico Ser, pueda ser mi otra parte, una casi necesidad de recobrar fuerzas para el siguiente paso de seguir juntos y permanecer como estáticos, pero en movimiento y generar el amor que se puede generar como si tuviéramos un dínamo y pregonar con el esfuerzo de las manos, el sentimiento mágico de amar y soltarnos para la libertad amatoria, donde el hecho de mirarnos en un limbo del amor, escoltados por los Seres de luz protectores que nos cuidan para no ser interrumpidos por el mundo apático y senil, que nos olvida pero nos molesta con las cosas más mundanas que pueden existir, y así seguir intercambiándonos enérgicamente para lograr el fruto de todo lo que se pueda generar el fruto de tanta lujuria, amor y éxtasis en pos de una unión embriagadora de éxito amoroso, solo como las almas más abiertas pueden representar.



sábado, 21 de septiembre de 2013

Distinción distintiva de la (in)visibilidad

Mi intención de ser invisible es como un desafío épico, porque si bien quiero ser como un Ser invisible, casi como un dios que pasa desapercibido, mi humanidad es mayor y termino siendo como un faro cósmico para que me vean como un ser casi luminoso pero penumbroso. Soy el pelado entre los seres peludos, soy el enano entre gigantes, soy el mal vestido entre los vestidos formalmente, soy el asterisco del teclado, soy el de campera amarilla en el colectivo invernal donde todos usan ropa oscura de la infelicidad matinal del equinoccio vital, donde el dolor es el alimento que nadie quiere pero que todos comen porque desean la vegetabilidad neuronal para no sentir el color y no ser mágicamente estrenduosos.
Mi visibilidad es mi habilidad no natural para resurgir del invierno cósmico y universal que replica el color para sentir la vida pese a que haya dolor y todo sea gris. 

Solamente mi color amarillo es el que distingue la saciedad feliz del amargor triste.


lunes, 16 de septiembre de 2013

Iluminado por la tosudez lumínica

La lámpara de mi mono, es como un señuelo pescador que busca el pez menos angelical del mar, pero aún no se sabe si es de mar, río o eléctrico. Lo que se puede sospechar, es la falsedad con que se lo puede encontrar chisporroteando como un gen latino que jacta de bailar salsa sin ritmo acústico, una sensación tan banal que desprograma la fastuoso ingeniería de mi cosecha tardía de vinos incendiarios. Un telegrama cortado por la suspensión de partículas fétidas que me operan las gargantas del epicentro de mi cuello neural. Es fascinante saberlo porque requiero pocas baterías AA para cargar el dolor de repuntar la sencillez de mezclarme con otra alma para interactuar como si jugara al Póker sin diamantes, porque han sido vendidos para saldar deudas de cosmopolitas seres neutrales y no poder diagramar la sintaxis ríspida, un ecológico y latente suspenso de ansiados periodistas que poseen cámaras neutrales, sin flash y con una lente que capta hasta el occipital y arcáico sentido de la desnudez con sentido dramático, el espeluznante ciclo de una retórica ecléctica, el hornamentar la falsedad como un señalador sin libro donde marcar la hoja releída y borroneada.
Es un estilo más apremiante pero el negocio de la neglicencia por necesad es un recurso tan amplio que se puede ser honrado a la hora de mentir verdaderamente.



domingo, 8 de septiembre de 2013

Ex nihilo nihil fit

Indisciplina de panal, en un ejambre amoroso como un silencioso orgasmo cuyo destino son los ojos de una Diosa desprevenida, una Diosa que no suele atender a ninguno de sus dones pero que si es reconfortada con un ramo de flores náuticas, se abre al enamorado / galante que desea sus dones. Sus espamos son las contracciones del Universo, haciendo que un desprendimiento de oxitocina para que sus futuras generaciones sean el reacondicionamiento inmaterial humano eterno aplica un suspenso, inundado de una hormona minúscula que implica la saturación gestáltica como un agotamiento neuronal, casi catastrófico o casi milagroso, en un empero que subyace la somnoliencia prometida adonde el silencio no es más que el estado material de un sigilo sexual.



lunes, 2 de septiembre de 2013

Prólogo de un martirio cósmico


Rebasados en forma empírica, el pragmatismo lineal, es como una compendio de ideas subyacentes que adquieren recomendaciones laborales cósmicas que escriben un diagnóstico psicomotor que reside un saber adelantado en mi tiempo de aceleración termoconductual, que expresa en un santiamen de un desuso bastardeado por la fuerza aglutinada en un dolor premenstrual cósmico, que podría expresar como en una expansión consustancial que aflora como un detonante para la actuación dolosa, embriagándose como un borracho lacerante que naufraga en un despecho noctilucente, abrigando el perdón figurativo que sostiene la marginación en un vaso de tequila, que desdeña la pinza del corazón en un acto ilocutorio para la canonización gestáltica y desvariado como una justificación despeinada, para que sortear la motivación sea un despintado carro de la victoria que asciende por el mar de la frustación.
Un exisitimo destilante para que las formas más aptas demuestren querencia al definido motor del absurdo locuaz.


jueves, 18 de julio de 2013

Evitando el ojeo envidioso de Cíclope

Surrealistas de un inframundo asediado por la no-razón de razonar sin argumentos genéricos y no idealistas como la comparación estibada de una afirmación pretenciosa y expectante, en un asiduo aspecto ilusorio de la fomentación hacia un pensamiento doblegado, mutilado y exacerbado por la alteración narcisita de un ego poco habilidoso en sus habilidades antisociales, la unión imperfecta de la negación y el samaritaje, producto de la inefable felicidad por alcanzar el estándar de la nada misma, haciendo jaspear al mismísimo Universo que no se ufana de promulgar el eterno raciocionio que fabrica un templado sabor a victoria errática, casi apasionadamente, con un objetivo que repasa  la claridad irreal de un consenso múltiple de Seres parsimoniosos como un elegante conjunto de reciprocidades intrínsecas, el ideal para la contínua expresión del clamor maravilloso. Aplicando así, la protección idónea contra el ojeo del Cíclope debido a su envidia envidiable de ojos envidiosos, que se reabsorve como una crema de ordeñe de vaca marina, preparando el hedor metálico de esta sustancia tan irreverente, es el somero acto de pactar contra una corriente clasista que enfrenta un porvenir descontracturado y el empeño en reconstruir la imaginación fluvial, un deslizamiento acuático sin freno, parodia del significante que se remueve sin dolor. Este es el próximo ritual de exagerar una defensa sin argumentos casi como un arrastre de un lastre amargo, que se reconvierte  en un austero dolor, cuando se exime de una potencia positiva para disfrutar el alegre mundo de naturalizar la primavera de la confianza épica hacia el conocimiento exponencial, un sustituto gramillón que acolcha el cuerpo urbano y la ilusión de agrandar un calor casi erradicador de un fundamento frío.
Así, el pantano del amor se manifiesta como un suelo duro, rígido que sostiene al Universo prístino.



domingo, 7 de julio de 2013

Pasado-pesado alivianado por el pseudo-olvido

Soy la creación de mi pasado inédito. Un pasado inédito, fruto de la creación de mi psiquis. Una psiquis obsesiva, adúltera y convenientemente olvidadiza, que alquila recuerdos de otras mentes que desean olvidar momentáneamete. Así, el ciclo pasado-pesado es un pseudopasado, más personal, algo apático y de un estilo más locuaz; sobreviviente a los puntos de las ies y acentos que se olvidan en internet. Esta acumulación de puntos y acentos dan premios para el pasado alquilado y a su vez son las pistas que dejan que la mente olvide paralelamente, creando el oleaje que surge de la intransigencia empírica, cuyo provecho es usado y postergado por el olvido no natural y que nunca repasa estantes de memorias, cuyo polvillo es el recuerdo acumulado de amores increíbles y otros no nacidos. Así se explota la bifurcación de las elecciones de los caminos que jamás se harán reales. Entonces, una frustración será creada por el anonimato del olvido pasional y genera los cuentos lúdicos de la mente cerrada, némesis de mis preciados pensamientos positivos que repelen el negativismo como una escoba de balcón, barriendo hacia el viento todo pensamiento evocado en base a un costumbrismo puramente soñador, cuya ventaja se basa en sobrellevar sus duelos con entereza de una palmera, sin dátiles amenos, pastosos y poco atractivos que si se los prueba, es mejor olvidar ese sabor amargo, de la melancolía nostalgiosa, donde los recuerdos son disociados, atrapados y doblegados, cuyas copias son el fiel reflejo de un apego como ventosas que se pegan al alma, para recordar/olvidar el pasado intangible, intrasferible y subjetivo como autogenerándose un Mal de Parkinson sintomático. Pero si uno doblega el apego y sustituye las cadenas de deliciosas obsesiones en estándares y estantes para pensamientos claros, futuros, positivos y épicos, da la posibilidad de la imposibilidad de que el no olvido sea un simple recuerdo y recuperar mi olvido pesado-pasado alivianado.


martes, 25 de junio de 2013

Levitando al pseudo universo psicoanalista



Caprichosamente, las felonías de los caminantes lunares no son más que una fachada para celebrar las abrasivas eutonías que implican un saber austero, en donde existen números para sacar turno de la indulgencia, un frenesí pragmático y escatológico, donde su idioma es regido por onomatopeyas en una mesa, donde no se come ni se bebe, ni se trabaja, sólo se observa el estado de bienestar, con una parsimonia donde el deseo  es una palabra y no un eje psicoanalista, donde los padres, la niñez trunca y la frustración del Ser son negadas categóricamente produciendo un colpaso del Yo, masculinizado, avejentado e indisoluble, como un ahorro de las palabras en representación del goce, cuya psicomagia está unida a una represión donde ni Dios, Buda, Freud, Lacan o el Maharishi podrían responder a tal categorización, sin antes ajustarse a las etapas del desarrollo para demostrar que es solamente su etapa oral, diversificando el mustio placer de esgrimirse en un placer menor. Sólo así podrá entender como alguien sube y baja su autoestima sin que la fragmentación del ser sea aplicable para los traumas precursores de la vida, cuyas esporas se disipan para generar otra carga caprichosa en la psiquis que cuando logre alejarse de cualquier eventual dogma y el ser práctico evolucionará al necesitar el desdén maternal y transformarse en un ser completo, elocuente y artero, sin vestigios psicosomáticos apremiantes por el universo esquizoide y maníaco depresivo, coyunturalmente opuesto a la intensa búsqueda del ser magnífico no oculto, dolorosamente feliz y despechado a niveles budistas como una sinopsis subfluvial, retórica, armónica, sin pedanterías para la elevación conductual.

lunes, 27 de mayo de 2013

Onomástico de la Diosa

Si bien, una Diosa es infinita por lo que no tiene fecha de nacimiento. Sin embargo, a veces, una de ellas nace para darse a conocer, para enseñar, para el amor.
No todos los hombres suelen tener la suerte de conocerla, o incluso de su existencia porque pueden aparecer en cualquier momento y no ser valoradas o no ser tenidas en cuenta.
Pero esta vez, yo tengo el honor, el lujo, el placer de estar junto a esta Diosa en su cumpleaños en este planeta, planeta que también se honra de tenerla.

¡Feliz Cumpleaños Diosa! gracias por haber nacido en este Espacio-Tiempo.


sábado, 4 de mayo de 2013

Olvido de la profunda acción somnolienta




Los histriónicos sonidos pubereanos fueron como la somnoliencia cadente de una mente sin recuerdo, donde Oblivión  reside y dirige algunas de mis más extremas conductas olvidadizas, donde la languidez amorosa es felizmente coronada y sustrae mi alimento cósmico para reestatizar los benévolos e incógnitos sustentos, como la refinanciación de las deudas kármicas, una preponderancia hacia la sugestión que sucumbe ante el ruido en un mensaje noticioso sin que en el éter pueda autoflagelarse el inconciente y se exprime el cerebro substancioso de un ser trémulo copiado y pegado de una base de datos preexistente  que aligera el sin fin de sustentación autoempática sin especulación de retratar las genialidades de no estipular la desmalezación de un cuerpo oscuro que amplifica la reubicación de cloroplastos y blastocistos que arquitectan un pista demorada del plan de vuelo de un copiloto ciego, donde el estudio aéreo es un dominio afirmitativo, un expreso indomable que da una solución al quehacer doméstico, sospechosamente ridículo que refiere al gravámen alucinógeno que succiona enérgicamente el dolor, como un bebé succiona a su madre, y su dinastía complica el primario azul de los nichos materiales, así voluptuosamente, estorban estridencias estriadas que suplican por la inocencia eterna de un recordatorio prófugo de acción.

sábado, 16 de marzo de 2013

Como Atlas liberado de su peso universal

Como una lombriz en un bidet, mirando hacia arriba en el fin septentrional del Universo, esperando que mi destino no este ligado a los encausamientos de los fomentos épicos de un componente sostenedor, para así no cargar con el peso de mis apremiantes pensamientos pensamientos como si fuera Atlas. Aún así, debo luchar contra las várices del inconciente y no acometer efusivos aspavientos, ergonómicas posaderas que presumen atesorar los musgos solapados por el viento sur de la letanía. No es un espacio ventricular en cuyos resquicios húmedos abundan las salutaciones onomásticas (hipócritas) de las sublimaciones daltónicas a cuenta de que mis grises no son los mismos que para ella y sin embargo su corazón abrumado es el ejambre de amor para un comienzo concordante con la vida, aún después de los temporales del desamor.
Todo esto sobrar para mi empatía a cuenta gotas y los primores primaverales infinitos, para no tener la carga de Atlas en mis hombros.


jueves, 21 de febrero de 2013

Displicencia continuada y social

Armose de una letanía austral, para arrepentirse de sus caprichos decoros, en obituarios carentes de moral y ciénagas representativas de estelas candentes en lúgubres pendientes para comparecer raíces agnósticas y pedófilas inversas, donde avezados paranóicos interfieren en seres gasnápidos que aclaman poder de ultramar en cónicas, obnubiladas de placer, aunque ciertamente sus orgasmos son demasiado lentos, poco frecuentes y pasionales. Porque si un leñador paranóico puede reconvertir perejiles en unilaterales talones de pago, proveedores de atolones con homestasis, suminsitrando vidrios esmerilados en tiendas de regalos de chocolates fastuosos, repudiando mosquitos de dos agujas en las puestas del Sol nocturno en vacaciones sin dinero aglutinado, que espera por una reivindicación atmosférica, suculenta que advierte que son dos emblemas amorosos.

domingo, 10 de febrero de 2013

Eudaimonia simplista y adictiva

En el núcleo subjetivo de las vidas ajenas, propongo que mi mirada mental no se una mera interpolación sin sentido e inconexa, como interpelación propia de un respiro abdominal, cuya empatía genera el respeto por una singularidad neural en donde mi triángulo amatorio, como una de pautas neuronales donde las relaciones florecen,  es una facilidad indisoluble, una casta variable, simplista y a veces elitista. Promediando así, las contingencias que generan la electricidad amatoria, probablemente como un premio sin estatuilla, sino un libro de física cuántica, donde la zozobra es vasta y esconde las ideas de un rostro prometedor de ilusorias ramificaciones de pelos borders, como si nuestro piloto automático se amplificara para objetivar las cordiales llamas del amor y así, caer al plano de la transformación, como una mezcla cerebral en una serranía quebradiza, escondedora y ciegamente artista, como la coordinación de los brazos en una batería sin baquetas, sino con horquetas, aunque no se maten pajaritos con ella, es la solución a la disolución del anfitrión confuso, pero sin la integración del sueño incólumne, una necesidad apoteótica, escasamente pendular, como el sonido del Xilofón en un grado sacrilegioso, permanente estado de retórica y nostalgia sin pasado. En una armonía receptiva e intuitva casi el estado de flexibilidad tranquilizadora. Como si fuera una eudaimonia, mi ecuanimidad es el equilibrio sustentable de mis hechos más irrespetuosos pero que, sin embrago, afloja la espontaneidad machista y se ancla en un espacio empírico para la responsabilidad de un despertar vivaz, elocuente y fuertemente alegre. Una gran virtud que solamente es creada por la disponibilad creativa y tolerante.


martes, 22 de enero de 2013

Soplido Cósmico

Refugio de un huracán ventisquero, ahondo en sus profundidades como el precursor sustentable que al friccionarse, genera una chispa que repta en un líquen azul, productor simbiótico de mis ardientes simplezas. Respetuosamente invoco a las Nereidas a que me guíen hacia el epitafio de mis paráfrasis lobulares.
Irrestrictamente, me anclo en un substancioso dulce néctar que aprovecho su díscolo estilo, animosamente no excluye la saturación salitrosa de mis amperios inversos. Es como una restricción fisinómica para la pubertad de los subsiguientes destellos de vergeles profundos, profusos e incólumnes, como la sanación del edipo y la reconstrucción del placer frenético. Así el ecuménico sembrador de semillas de Araucarias podrá resembrar el lecho de los mares muertos por la indiferencia amorosa, candente de olvido y de ausencia ambigua por parte del comercio de almas, en un nivel donde cualquiera se eleva por sobre sus hombros y esquiva la oportunidad de ser un ecléctico Ser, pero la novedad está en que ni siquiera yo podría resquebrajarlos, barajarlos y darlos de nuevo. Son como cartas, sin el Ancho de Espada, el Ancho de Basto y el 4 de Copas. La simultaneidad de ideas para jugar a las cartas no natales, sin estas figuras, me hacen ser mas ambicioso con mi proyecto de der polivalente, ambivalente y locuaz.Un subflujo de la energía positrónica, donde ahí sí, mis amperios vuelven a tener validez, reconvertirme en un Alma con estilo, buscar esa Alma que se pasea en mi búsqueda y juntarnos para la fragmentación universal y el mazo de cartas estar completo. 
Como debería ser, el Universo: amplificado, reconstituído, rearmado y completo. Aún, en base a ciertas nomenclaturas idílicas que recrean como algo vago y sin forma. Nosotros, lo refutamos, lo pintamos y lo devolvemos para completar el ciclo vital con el agregado de la experiencia amorosa sin fisuras como ya lo fue y se despertó, haciendo que la complicación viril sea mas tenue de los que se pretendiera y explicite las formas veraniegas de un León sin cola y sin pelo.
Esto, no pide ser magistral pero si uno colabora con el plan de elaborar el cielo como una pendiente hacia el color infinito, reemplaza cualquier algoritmo sin sentido y florece la emoción simbólica como florece un Cardo. Y así dispersar sus semillas del amor real, lujurioso y elemental con ayuda del viento como un soplido cósmico de algún creador. Como puede ser cada uno de los seres no elementales
.