jueves, 21 de febrero de 2013

Displicencia continuada y social

Armose de una letanía austral, para arrepentirse de sus caprichos decoros, en obituarios carentes de moral y ciénagas representativas de estelas candentes en lúgubres pendientes para comparecer raíces agnósticas y pedófilas inversas, donde avezados paranóicos interfieren en seres gasnápidos que aclaman poder de ultramar en cónicas, obnubiladas de placer, aunque ciertamente sus orgasmos son demasiado lentos, poco frecuentes y pasionales. Porque si un leñador paranóico puede reconvertir perejiles en unilaterales talones de pago, proveedores de atolones con homestasis, suminsitrando vidrios esmerilados en tiendas de regalos de chocolates fastuosos, repudiando mosquitos de dos agujas en las puestas del Sol nocturno en vacaciones sin dinero aglutinado, que espera por una reivindicación atmosférica, suculenta que advierte que son dos emblemas amorosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario