domingo, 7 de julio de 2013

Pasado-pesado alivianado por el pseudo-olvido

Soy la creación de mi pasado inédito. Un pasado inédito, fruto de la creación de mi psiquis. Una psiquis obsesiva, adúltera y convenientemente olvidadiza, que alquila recuerdos de otras mentes que desean olvidar momentáneamete. Así, el ciclo pasado-pesado es un pseudopasado, más personal, algo apático y de un estilo más locuaz; sobreviviente a los puntos de las ies y acentos que se olvidan en internet. Esta acumulación de puntos y acentos dan premios para el pasado alquilado y a su vez son las pistas que dejan que la mente olvide paralelamente, creando el oleaje que surge de la intransigencia empírica, cuyo provecho es usado y postergado por el olvido no natural y que nunca repasa estantes de memorias, cuyo polvillo es el recuerdo acumulado de amores increíbles y otros no nacidos. Así se explota la bifurcación de las elecciones de los caminos que jamás se harán reales. Entonces, una frustración será creada por el anonimato del olvido pasional y genera los cuentos lúdicos de la mente cerrada, némesis de mis preciados pensamientos positivos que repelen el negativismo como una escoba de balcón, barriendo hacia el viento todo pensamiento evocado en base a un costumbrismo puramente soñador, cuya ventaja se basa en sobrellevar sus duelos con entereza de una palmera, sin dátiles amenos, pastosos y poco atractivos que si se los prueba, es mejor olvidar ese sabor amargo, de la melancolía nostalgiosa, donde los recuerdos son disociados, atrapados y doblegados, cuyas copias son el fiel reflejo de un apego como ventosas que se pegan al alma, para recordar/olvidar el pasado intangible, intrasferible y subjetivo como autogenerándose un Mal de Parkinson sintomático. Pero si uno doblega el apego y sustituye las cadenas de deliciosas obsesiones en estándares y estantes para pensamientos claros, futuros, positivos y épicos, da la posibilidad de la imposibilidad de que el no olvido sea un simple recuerdo y recuperar mi olvido pesado-pasado alivianado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario