sábado, 21 de septiembre de 2013

Distinción distintiva de la (in)visibilidad

Mi intención de ser invisible es como un desafío épico, porque si bien quiero ser como un Ser invisible, casi como un dios que pasa desapercibido, mi humanidad es mayor y termino siendo como un faro cósmico para que me vean como un ser casi luminoso pero penumbroso. Soy el pelado entre los seres peludos, soy el enano entre gigantes, soy el mal vestido entre los vestidos formalmente, soy el asterisco del teclado, soy el de campera amarilla en el colectivo invernal donde todos usan ropa oscura de la infelicidad matinal del equinoccio vital, donde el dolor es el alimento que nadie quiere pero que todos comen porque desean la vegetabilidad neuronal para no sentir el color y no ser mágicamente estrenduosos.
Mi visibilidad es mi habilidad no natural para resurgir del invierno cósmico y universal que replica el color para sentir la vida pese a que haya dolor y todo sea gris. 

Solamente mi color amarillo es el que distingue la saciedad feliz del amargor triste.


No hay comentarios:

Publicar un comentario