domingo, 8 de septiembre de 2013

Ex nihilo nihil fit

Indisciplina de panal, en un ejambre amoroso como un silencioso orgasmo cuyo destino son los ojos de una Diosa desprevenida, una Diosa que no suele atender a ninguno de sus dones pero que si es reconfortada con un ramo de flores náuticas, se abre al enamorado / galante que desea sus dones. Sus espamos son las contracciones del Universo, haciendo que un desprendimiento de oxitocina para que sus futuras generaciones sean el reacondicionamiento inmaterial humano eterno aplica un suspenso, inundado de una hormona minúscula que implica la saturación gestáltica como un agotamiento neuronal, casi catastrófico o casi milagroso, en un empero que subyace la somnoliencia prometida adonde el silencio no es más que el estado material de un sigilo sexual.



No hay comentarios:

Publicar un comentario